Archivos

Si ellos pueden vivir sin problemas, porqué no el hombre con su prójimo?

(BBC Mundo).- La serpiente de cascabel Aochan y el hámster Gohan forman sin duda la pareja más curiosa del zoo de Tokio. Él constituía el menú de ella para el pasado mes de octubre. Pero el almuerzo no se produjo por una razón de peso: como en una fantástica historia de dibujos animados ambos se han hecho amigos.

Los cuidadores introdujeron a Gohan en la jaula de Aochan porque la serpiente se negaba a comer ratones congelados. Pero parece que el producto fresco tampoco le gustó mucho.

O, más bien, le gustó de una forma diferente al resto de animales que hasta entonces le habían ofrecido.

Pronto confraternizaron, ante la estupefacción de los responsables del zoo, que habían elegido el nombre de Gohan (comida en japonés) como un presagio de su inevitable destino.

Desde entonces la camaradería entre ambos animales, teóricos enemigos naturales, ha ido creciendo hasta el punto de que el hámster duerme en ocasiones recostado sobre el reptil. Y no parece que la relación vaya a sufrir una crisis.

“No creo que haya el menor peligro”, ha asegurado Zakuya Yamamoto, uno de los cuidadores del recinto. “Aochan parece disfrutar mucho de la compañía de Gohan”.

La amistad entre serpiente y ratón, por curiosa que resulte, no es un episodio aislado en la historia de la zoología, que recoge varios ejemplos de buen rollo entre depredador y presa. En 2002 la página web de la BBC contó el caso de una leona con un desarrolladísimo instinto maternal (o poco apetito) que había adoptado tres crías de antílope.

Enseñar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close