Archivos

Si a Leonel, como parece le importa el país, que lo demuestre poniendo candado a tantas puertas abiertas al despilfarro en su entorno.

A.M. – ¡Es nuestro dinero!

¿Quién paga los viajes de los secretarios y altos funcionarios que se van a Estados Unidos y a Europa a hacer campaña reeleccionista? ¿En qué hotel se alojan, cuánto cuesta lo que prometen y ofrecen por allá? ¿Cuántos asistentes los acompañan, qué viáticos y dietas se conceden?

La austeridad, esa severa palabra que tanto exige y templa, no viene en el manual del “perfecto funcionario” peledeísta. Tampoco estaba en el del “perredeísta ejemplar”, todo sea dicho.

Que no me suban los impuestos hasta que el gobierno de Leonel Fernández de ejemplos creíbles de que se aprieta el cinturón. Que mejoren las recaudaciones luchando contra la evasión y terminen de cobrar a los contrabandistas que todavía no se han dado a conocer al público.

Que eliminen las botellas de la nómina pública, aquí y en el exterior. Que sean sinceros y transparentes con las cuentas del metro, que esas no las conoce nadie. Que resuelvan el problema eléctrico antes de que a Juan Marichal y a los demás mucho antes, nos arruinen las facturas de la luz.

Que no dejen que el país se altere cada vez que los transportistas se levantan aburridos. Que no hagan de esta campaña electoral un circo reeleccionista, que ya sabemos por experiencia cómo se monta la pista y en qué acaba el número de los leones.

¡Es nuestro dinero!

“Sangre, sudor y lágrimas”, pidió/ofreció Leonel el 16 de agosto de 2004.

Que los reparta mejor.

IAizpun@diariolibre.com

Enseñar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close