Archivos

Mentecatos, por Radhamés Gómez Sánchez


”El gobernante y el político demuestra lo que es y para qué sirve en tiempos difíciles. En bonanza, cualquier mentecato puede ser exitoso gerenciando un país”, dijo con razón el venezolano Manuel Rosales, tras perder las elecciones contra Hugo Chávez.

En tiempos fáciles, de bonanzas, cualquiera maneja un hogar, una empresa o un país. Y en esos tiempos es cuando hay que sentar las bases para las épocas difíciles, que siempre llegan. Los tiempos de vacas gordas sirven, si hay previsión, para los de vacas flacas.

Aquí los buenos tiempos pasaron volando, y nadie sintió sus efectos bienhechores. Los malos democráticamente llegan repartidos a toda la población cuantas veces se repiten. Las minorías aprovechan las bonanzas, pero todos compartimos las miserias. Todos pagamos los platos rotos en las exclusivas fiestas de grupitos minoritarios.

Por eso esta gavilla cucañera que gobierna ha ejecutado tres reformas fiscales en tres años de gobierno, para que el pueblo pague el precio de las parrandas de tiempos que ya se fueron. Claro que sus particulares parrandas siguen, aunque para eso tengan que quitarle lo poco asignado que tienen educación y salud, o buscar más gravosas deudas, porque con 13 mil millones de dólares de deuda externa hoy en día, este gobierno se convierte en el que más ha endeudado al país en menos tiempo (la encontraron en 5 mil millones en el 2004).

Y del narco, ni hablar. Empezando por la asesoría buscada entre defensores profesionales del lavado, pasando por la ejecución del fiscal norteño víctima de una reorganización al estilo de la mafia, la eliminación de un capo caído en desgracia, para proteger a la elite del poder de toda revelación que pueda amenazar su control.

Cualquiera imagina cuanto esconde esta gavilla cucañera gubernamental. Mas gobernar en tiempos de dificultades es para gente lista; no para mentecatos.

Enseñar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close