Archivos

Julio César Franco, un ejemplo digno de imitar, es la estrella de los New York Mets, aunque no juegue todos los días.

Port St. Lucie, Florida, EEUU.- Los nuevos compañeros de Julio Franco no esconden su admiración hacia el veterano dominicano en el campo de entrenamiento de los Mets de Nueva York.

Carlos Delgado dice que era como una “enciclopedia viviente”.

El jugador más longevo de las Grandes Ligas se prepara para su 24ta temporada en las mayores y esta vez estrena su octavo equipo.

Tras cinco años consecutivos con los Bravos de Atlanta, los rivales acérrimos de división de los Mets, Franco firmó por dos años y dos millones de dólares con los neoyorquinos.

Cuando el jugador de San Pedro de Macorís debutó con los Filis de Filadelfia en 1982, el actual torpedero dominicano de los Mets José Reyes aún no había nacido.

Y siempre se le hace la misma pregunta: ¿Cómo se ha podido mantener tanto tiempo y en buenas condiciones físicas en el béisbol?

El dominicano, de 47 años, contesta que ello es producto a su buena alimentación, a que se acuesta temprano cada vez que puede y a que sigue estrictamente sus creencias cristianas.

Esa alimentación incluye lógicamente muchas ensaladas de verduras y frutas, así como de vez en cuando algo de pollo y pescado sin mucha grasa.

Sus compañeros en la casa club de los Mets bromean con él cuando se acerca la hora de la comida entre los entrenamientos. “Hay que seguir la dieta saludable de Julio”, comentó el utility José Valentín.

Pero dejando a un lado las costumbres culinarias de Franco, el inicialista quisqueyano es toda una figura y los peloteros no se aburren de elogiarlo.
El puertorriqueño Delgado, que tendrá a Franco como su suplente en la primera base, destacó a la AP: “Franco es digno de admirar porque ha sido un jugador que se ha mantenido por mucho tiempo y haciendo las cosas bien, que es lo interesante”.

“Es como una enciclopedia viviente del béisbol”, agregó Delgado.
Y es que Franco no sólo está pensando en entrar al terreno y jugar, sino que se toma el tiempo para hablar y aconsejar a los peloteros nuevos, como el talentoso Reyes.

“Su liderazgo es importante. Es el tipo de jugador que aporta muchísimo”, coincidió en señalar el mánager Willie Randolph.

Franco ha sido un trotamundo en las mayores: Tras su comienzo con los Filis, pasó por los Indios de Cleveland, los Rangers de Texas, las Medias Blancas de Chicago, los Cerveceros de Milwaukee, los Devil Rays de Tampa y los Bravos.

Su mejor año fue con las Medias Blancas en 1994, cuando bateó para .319, con 20 jonrones y 98 carreras impulsadas.

El año pasado, compiló promedio con los Bravos de .275 en 233 turnos al bate, con nueve cuandrangulares y 42 empujadas.

Franco tendrá en el 2006 la oportunidad de ser el jugador más viejo en conectar un cuadrangular en las mayores. El serpentinero Jack Quinn tenía 46 años y 357 días cuando jonroneó por los Atléticos de Filadelfia, el 27 de junio de 1930.

Franco dijo que tiene en mente ese dato, pero que también planea una empresa a más largo plazo y es seguir en el béisbol como entrenador.

Enseñar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close