Archivos

Juan Pablo….vuelve

JUAN PABLO…..VUELVE.

Frank Adolfo

Vuelve a hacerte hombre.
Encarna nuevamente la Patria
Es bueno que conozca: desde que moriste, perdón debo decir, mejor: “desde que te mataron”. Sí, Juan Pablo, porque lo que hicieron contigo es una forma de asesinato.

Son los mismos Juan, están ahí al igual que cuando hicieron el parricidio. Lo único es que ahora son más sofisticados -cosa del tiempo: La Globalización-. Y esas cosas. Pero que te digo, si tú estás dolido por lo que le pasa a la Isla. Se hunde, Juan Pablo. Lleva ya unos cuantos metros y cada vez se acelera el proceso.

Y como no, si hasta una “Artificial” quieren construir y destruir, entonces: la magia, la fuente de inspiración. Fomentando ese cruel tormento de impotencia que tiene tu pueblo, República Dominicana, Juan Pablo.

El Tsunami está realizando su avance implacable, la corrupción de los verdugos de hoy, los mismos del ayer, sumerge poco a poquito todo palmo de tierra firme. No sabemos que generación ni en que tiempo vendrá el salvador rescate de la moral. Se ha perdido la verguenza. Todo se está diluyendo en agua: la honradez, los principios, la independencia. Las libertades.

Se ha socavado hasta los cimientos y las entrañas de nuestros bosques y montañas, dejándonos puros huecos Falcombrisdge. La Rosario. El rojo de la bauxita torno negro el destino, junto a la amenazada Bahia Las Aguilas. También te cuento, el Parque Jaragua y la policromía de sus innumerables paisajes está en peligro de ser mercadeado, quizás por “espejitos”.

Pedro Mir, que de contar sólo atinó a 3 millones, no pudo ser testigo de la llegada de 6 millones de nuevos viajeros, sumados a una rabia soberbia, indignados por la venta irresponsable de todo cuanto genere “plus valía” a privilegiados nativos y extraños, más en los extraños. Porque como usted sabrá, aquí desde que Guacanagarix hizo gala de entreguismo, los extraneros tienen prioridades y las riquezas ha estado siempre en sus manos, quienes las manejan de tránsitos raudos hacia otros lares ciertos y seguros, como exóticos, allende los mares.

!Ay!, Juan Pablo, generaciones enteras perdidas. Hordas de nuevos bárbaros, productos de las escuelas “civilizadas” de los medios que masifican sus emisiones de violencias, generan atracos, matan y disparan balas perdidas mutilando a niños y niñas, mujeres y ancianos: gentes indefensas. Sin voz ni rostro. Caos. Zozobra. Un desastre. La ruina. Familias entre rejas, prisioneras del miedo y nueva vez la impotencia oficial. Hija del manto de la corrupción, el Tsunami inminente que todo lo devora. Sólo en los últimos instantes 1,129 armas de todos los calibres han sido incautadas. !Que suerte de vida!. Tiempos modernos, -dicen los confabulados-.

En fin, Juan Pablo, durante durante 44 años la sucesión de los designados del grande patrón, dejaron sin hacer, casi en ruinas 1, 132 proyectos de infraestructuras, base para el progreso, con pérdidas de RD$25.000 millones de pesos. Fíjate. Si sumamos ese dinero a los $4.000 millones de dólares que tus otros hijos exilados por el mundo, envían a nuestra 3/4 parte de Isla que se hunde como dijeras tú, por aquello de la libertad perdida, podríamos construir un mejor futuro. Pero ante la desidia, la falta de ética y espíritu de sacrificios, qué se puede hacer.

Juan Pablo, pensándolo bien, es preciso que te quedes. Mejor no vuelvas. Después del Tsunami de la corrupción, una tormenta amenaza el terruño con el exterminio total: “El CAFTA-RD”. Más oportunidad para los mismos de la misma historia. Te desintegraría sin siquiera tener el consuelo ni la ayuda de Isidro, el “Insigne Loco”, tu amado discípulo. Porque Mella y Sánchez, aunque arrepentidos, libres ya de codicias, también retornarían a sus espacios, indignados ante este nuevo azote “caftiano”.

Mejor es así, quédate allá. Al igual que lo hicieron contigo, nos están desterrando y no es tan solo en República Dominicana, sino en Washington Heigyhs, acá y acullá. Esperamos, anhelantes, que cada quien haga el trabajo que le corresponde: de frente al crimen de “Lesa Patria”.

Frank Adolfo, es declamador y Director Ejecutivo del Instituto Dominicano de Bellas Artes (Indoba), que cumple 20 Años de fundado. frankadolfo2003@hotmail.com

Enseñar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close