Archivos

Hay mucha gente pensando en ni trabajar ni comprar el primero de Mayo.



NUEVA YORK — “El primero de mayo, Día del Trabajo, que nadie vaya a trabajar”.
Así lo pidieron ayer líderes de la comunidad afromericana de Nueva York, en solidaridad con el creciente movimiento por los derechos de los inmigrantes que se lleva a cabo a nivel nacional.
El concejal Charles Barron dijo ayer que “todos somos una familia y estamos unidos en esta lucha por los inmigrantes y los trabajadores”.

“Estamos con los inmigrantes indocumentados, en su demanda de obtener la legalización”, agregó Barron.

Junto a Barron, en las escalinatas de la Alcaldía, estuvieron Brenda Stokely, de la Marcha del Millón de Trabajadores; Chris Silvera, presidente del Caucus Negro Nacional de los Teamsters; Juan José Gutiérrez, uno de los organizadores de la manifestación por los derechos de los inmigrantes de Los Angeles; y otros líderes comunitarios.

El mitin del primero de mayo se realizará en Union Square Park, situado en la calle 14 y la avenida Broadway, en Manhattan, a partir de las 4 de la tarde.

“Y Martin Luther King y Rosa Parks no hicieron un boicot por un día, ellos lo hicieron por cerca de un año, y si ellos no lo hubieran hecho, nosotros no tendríamos los derechos que hoy tenemos”, dijo Holmes.

Omar Henríquez, del Comité para la Salud y Seguridad Ocupacional de los Trabajadores, dijo que los estudios indican que a nivel nacional los inmigrantes proveen 90 mil millones de dólares anuales a la economía, y que los recursos que ellos toman es de 5 mil millones.

“Además se proyecta que los inmigrantes van a aportar al seguro social 500 mil millones de dólares. La realidad es que muchos estadounidenses están llegando a los 70 años y no hay dinero para pagarles a esas personas; hay indocumentados que proveen al seguro social, pero no pueden hacer uso de esos beneficios, y ese dinero se está utilizando para pagarle a los que se están retirando en estos momentos”, explicó Henríquez, agregando que para el primero de mayo se está pidiendo un boicot (que nadie salga a trabajar ni a comprar) para demostrar el poder adquisitivo de los inmigrantes, “pues son billones de dólares los que los inmigrantes indocumentados gastan en productos y servicios, que también ayudan a la economía”.

Ese día, los organizadores están llamando a los trabajadores inmigrantes y partidarios, a que salgan del trabajo, de las escuelas, que no compren o vendan y que se reúnan y marchen por los derechos de los inmigrantes

Bloomberg duda de efectividad de boicot

Enseñar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close