Archivos

Ford cerrará 14 plantas y suprimirá entre 25.000 y 30.000 empleos en Norteamérica


Bill Ford, presidente del Consejo de Administración de Ford (Efe).

El grupo estadounidense Ford, tercer fabricante mundial de automóviles, anunció un vasto plan de reestructuración que supondrá el cierre de 14 instalaciones industriales y la supresión de entre 25.000 y 30.000 empleos en Norteamérica en el período 2006-2012.

El presidente de Ford, William Clay Ford, explicó que el objetivo de este programa, bautizado como ‘Way Forward’, es recuperar la rentabilidad de las operaciones en Norteamérica “no más tarde” de 2008, después de que el grupo redujera su beneficio un 42,7% en 2005, hasta 1.998 millones de dólares (1.638 millones de euros), debido precisamente a las pérdidas de 1.600 millones de dólares (1.311 millones de euros) registradas en América del Norte.

El programa presentado es el segundo plan de reestructuración anunciado por la corporación estadounidense en los últimos cinco años, después de que en enero de 2002 diera a conocer el denominado ‘Revitalization Plan’, que contemplaba la supresión de 35.000 empleos en todo el mundo y el cierre de cinco plantas.

Ford explicó que, tras la presentación de este primer programa de reestructuración, la competencia ha crecido en Norteamérica en todos los segmentos y los clientes han orientado su demanda hacia vehículos más pequeños, lo que ha erosionado la cuota de mercado de la firma del óvalo. A estos factores se suman otras vicisitudes como el aumento de los costes de las materias primas o el encarecimiento de la energía.

Por ello, la multinacional ha decidido lanzar un nuevo plan que, según su presidente, supone la realización de “sacrificios dolorosos para proteger la herencia de Ford y asegurar su futuro”. El objetivo principal del programa se fija a medio plazo y consiste en volver a la rentabilidad en América del Norte antes de 2008, en tanto que en 2006 la empresa volverá a registrar pérdidas en esta región.

Reduce la capacidad de producción un 26%

El cierre de las catorce plantas y el consiguiente ajuste de plantilla permitirán a Ford reducir en 1,2 millones de unidades la capacidad productiva instalada en América del Norte, que en 2008 será inferior en un 26% a la actual. Además, los costes de materiales se rebajarán en 6.000 millones de dólares (4.918 millones de euros) hasta 2010.

El grupo explicó que del total de supresiones de empleo previstas en el plan, 4.000 se ejecutarán en el primer trimestre de este año. Además, la empresa cerrará hasta el año 2008 las plantas de Saint Louis, Atlanta, Wixom, Batavia, Windsor (Canadá) y otras dos factorías por determinar.
Para la empresa, 2006 será un año de transición en el que el principal objetivo del grupo será la implementación de estas medidas, por lo que Ford ha decidido no facilitar previsiones de resultados.


No obstante, el impacto del plan de reestructuración en este ejercicio superará los 470 millones de dólares (385 millones de euros).

El plan también contempla iniciativas en el área de producto, como una mayor clarificación de las marcas Ford, Lincoln y Mercury, así como la aceleración en el desarrollo de nuevos modelos, con vehículos híbridos y de menor tamaño.

Por lo que respecta a las operaciones fuera de Norteamérica, la multinacional con sede en Dearborn (Michigan) avanzó que este año seguirá registrando beneficios en Sudamérica, Europa, Asia-Pacífico y Africa. No obstante, las pérdidas en Norteamérica conducirán a los ‘números rojos’ a la división de automoción en su conjunto, mientras la filial financiera, Ford Motor Credit, seguirá obteniendo beneficios.

El beneficio cae un 42,7% en 2005

Ford obtuvo un beneficio neto el pasado año de 1.998 millones de dólares (1.638 millones de euros, al cambio actual), lo que supone una reducción del 42,7% respecto a 2004, debido principalmente a las pérdidas registradas en Norteamérica.

La cifra de negocio de la multinacional se elevó en 2005 a 178.101 millones de dólares (unos 145.600 millones de euros), lo que representa una progresión del 3,72% en comparación con el ejercicio precedente, mientras que las ventas mundiales del grupo se mantuvieron estables con 6,81 millones de vehículos, un 0,3% más.

En el último trimestre de 2005, la empresa obtuvo un beneficio neto de 124 millones de dólares (101,6 millones de euros), superior en un 19,2% al registrado en el mismo período del ejercicio anterior, en tanto que la cifra de negocio se incrementó en un 6%, hasta 47.600 millones de dólares (39.000 millones de euros).

La división automovilística de Ford logró cerrar el año con un beneficio bruto de 1.000 millones de dólares (820 millones de euros), pese al revés sufrido en la región de Norteamérica, donde la empresa registró unas pérdidas de 1.600 millones de dólares (1.311 millones de euros), frente a un beneficio de 1.400 millones de dólares (1.147 millones de euros) en 2004.

Por su parte, la filial europea de la multinacional alcanzó el pasado año un beneficio de 136 millones de dólares (111,5 millones de euros), lo que supone un aumento del 19,3% respecto a 2004, gracias a la positiva evolución de los costes y del tipo de cambio de divisas.

Enseñar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close