Archivos

El Morgan afectado por fuego, gran parte de sus equipos resultaron dañados por un alto voltaje

El hospital Luis Eduardo Aybar (Morgan) opera en medio de limitaciones luego de que un fuego ocasionado por un alto voltaje dañó la mayor parte de sus equipos médicos. El incendio ocurrió el Viernes Santo. Ayer el hospital estaba funcionando, pero con muchas precariedades.

Hay varios departamentos clausurados, como la sala de cirugía, uno de los que más sufrió. Muchos pacientes eran referidos a otros centros médicos mientras que en algunas salas los enfermos estaban amontonados.El siniestro se inició a las 5: 30 de la tarde y se concentró fundamentalmente en la azotea, pero la humareda invadió gran parte del centro causando pánico entre los pacientes, que abandonaban el lugar hasta con los sueros puestos.

No hubo heridos, pero varias personas sufrieron contusiones mientras abandonaban las instalaciones. El fuego, que afectó fundamentalmente el tendido eléctrico, fue sofocado por los bomberos y duró cerca de una hora. “Las enfermeras salían corriendo con los niños recién nacidos, sacados de las incubadoras”, narró un médico que estaba de turno.

No era para menos, las incubadoras se quemaron y la misma suerte corrieron las cunas térmicas, donde se colocan los recién nacidos con problemas. Una enfermera comentó: “Los niños están uno encima de otro”. “Todas las máquinas de diálisis se quemaron, pero también el rayo x, aquí no sirve nada”, dijo un médico a otro.

El alto voltaje daño los refrigeradores de la cocina, pero también los de guardar los medicamentos. Casi todas las computadoras del hospital se dañaron, la que no se quemó se dislocó. Las secadoras de la lavandería, donde se lavan las sábanas, toallas, se dañaron. El ascensor del hospital se quedó con las puertas abiertas por los daños. Todos los aparatos de anestesia también se quemaron.

Cuantiosas pérdidas
“A mí no me han dicho nada, pero aquí nada sirve”, comentaba una enfermera a un socorrista. Varios médicos dijeron que los daños son tan cuantiosos, que se estiman en más de 20 millones de pesos, pero las autoridades no han ofrecido una versión oficial.


El técnico en electricidad del Luis Eduardo Aybar, Domingo Paul (Negrito), dijo que el alto voltaje se debió a que fruto de un apagón la planta eléctrica “se disparó, tenía cuatro horas trabajando”. Una brigada de la CDEEE trabajaba para restablecer el servicio eléctrico en varias áreas del hospital, sin lograrlo.

Enseñar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close