Archivos

El calentamiento, por Radhamés Gómez Sánchez


Los dominicanos hemos sido malagradecidos y desconsiderados con nuestros gobernantes que, como Leonel con el Metro, siempre han sido muy previsores.

Acostumbrados siempre a ver sólo hasta nuestras narices, nunca nos percatamos de la proyección que han tenido sus iniciativas.

No es solamente Leonel, aunque tiene para sí el mérito de haber anticipado que la privatización era el toque que le faltaba a la previsión energética que ha mantenido a la República Dominicana adelante de las iniciativas que adoptan ahora los demás países. Son todos los gobiernos que han mantenido a oscuras a la nación desde hace casi medio siglo.

Ahora otros países nos imitan, al convocar a un apagón de cinco minutos para preservar el globo del fenómeno del calentamiento. Durante cinco minutos, la Torre Eiffel se quedó a oscuras. También la electricidad de las bolas del ‘Atomium’, en Bruselas, fueron desconectadas durante cinco minutos.

Aquí nos han cogido hasta las bolas con kilométricos apagones que preservan al mundo y por eso hay que pagarlos tan caros.

Los ciudadanos de Londres, Berlín, Amsterdam, Atenas o Lisboa acogieron con poco interés la propuesta ecologista. Incluso en Francia, el país donde surgió la idea, el seguimiento fue menor que en España o en ciudades como Roma o Bruselas. Los países que apagaron por cinco minutos deberían imitar el ejemplo dominicano.

Aquí no solamente preservamos el globo recalentado con apagones diarios de cuatro, ocho, doce y hasta 18 horas sino que contribuimos a fortalecer las finanzas de importantes empresas norteamericanas y europeas que suplen los apagones, y naturalmente los bolsillos de mandantes y ex mandantes que llegan a cobrar comisiones hasta por energía sin suministrar y que nunca llega.

Aquí no se debería sentir el calentamiento global, si por la persistencia, constancia y duración de los apagones se mide; el mundo debe haberse enfriado desde mucho antes de que estos mandantes cucañeros decidieran privatizarlos, para encarecer el suministro de las tinieblas.

Ahora sabemos por el calentamiento global que se llama previsión lo que hace Leonel con el Metro, y lo que hicieron él y los que lo antecedieron en el carguito, dejando al país no por cinco minutos, sino por siempre apagado…

Enseñar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close